Era necesario empezar el año con esta entrada en el blog, no para contar nuestros propósitos para 2017, sino para contaros donde nos hemos metido estos meses, que hemos estado haciendo y sobretodo, como enfocaremos este nuevo año en Bonmilú y en nuestras vidas…

Como muchos y muchas sabéis, por motivos laborales en Mayo nos separamos “geográficamente hablando” y desde entonces Bonmilú está a caballo entre Villarrobledo y Tomelloso… Aunque personalmente esto supuso un cambio muy positivo, confieso que creativamente nos dejó un poco tocadas…como si le hubiésemos cortado una pata a la mesa, y la mesa cojeara constantemente… y aunque finalmente conseguimos encontrar el equilibrio, ahora os puedo confesar, que nos costó un poco…

Sufrimos un par de bloqueos creativos, que, aunque a día de hoy nos dan un poco la risa, en aquel momento nos dejaron descolocadas… pinturas que no cuajaban, libros que no se terminaban… etc etc.

Y mientras pasaban las semanas, incluso los meses, nos fuimos metiendo en otros proyectos. Ya sabéis que formamos parte muy activa del Consejo Municipal de Cultura de Villarrobledo, y que este no ha parado de crecer y organizar diversos eventos durante todo este año. Además de formar parte de distintas asociaciones culturales y sociales que han visto La Luz estos últimos meses, y que también nos han tenido totalmente volcadas.

Así que, entre la separación geográfica, los nuevos proyectos y la multitud de encargos que nos habéis hecho, hemos tenido unos meses un tanto “locos” de los que todavía nos estamos recuperando…

Por suerte, ahora podemos decir que hemos recuperado la esencia original, aunque más pausada y relajada… hemos redefinido los encargos que cogemos, para llevar a cabo solamente aquellos que podemos asumir, para que se cocinen lentamente y con todo el cariño que merecen, porque al final, lo que verdaderamente importa es eso. Y además, como no podemos parar, pronto empezaremos a impartir talleres de nuevo!

Dicho todo esto, entramos en el 2017 con muchísima ilusión, por seguir trabajando, pero sobretodo, por seguir disfrutando con lo que hacemos (a otro ritmo, pero sin parar).

Os seguimos leyendo en las redes, y como único propósito para 2017 me he propuesto volver a teneros al día con nuestras andanzas, aunque sean algo menos…

Feliz 2017! Un beso enorme! Raisa.